En nombre de la historia

by I.G.

“Los libros de texto ofrecen el divertido espectáculo de un gran Padre Fundador a quien todos los niños escolares se enseña que han de llamarlo Guillermo El Conquistador. No se le informa a ese niño de que Guillermo no hablaba inglés, porque no podía hacerlo, pues la lengua inglesa no existía en esa época. Tampoco se le dice qué conquistó. Porque la única respuesta moderna inteligible tendría que ser “conquistador de los ingleses”, lo que convertiría al viejo depredador normando en un precursor con más exito de Napoleón o Hitler”.

Benedict Anderson, Comunidades Imaginadas (1983)

“Olvidar, e iría tan lejos como decir que el error histórico, es un factor crucial en la creación de la nación, y esa es la razón por la que los estudios históricos constituyen a menudo un peligro para la nacionalidad. La investigación histórica realmente saca a la luz hechos violentos que estuvieron en el origen de todas las formaciones políticas, incluso aquellos cuyas consecuencias han sido enteramente beneficiosas. La unidad siempre se logra por medio de la brutalidad”.

Ernest Renan, ¿Qué es una nación? (1882)

Noche. Claude Lorraine

Noche. Claude Lorrain

“… puesto que el comunismo era horroroso (como verdaderamente lo fue), será normal la creencia en que el pasado precomunista, la rusia zarista en particular, fue un incesante festival de hilaridad. En ambos casos, la percepción histórica popular raramente tratará con la realidad. No tiene sentido deplorarlo. El autoengaño es parte necesaria de la vida, en el individuo y en la nación. Provee a todos de seguridad moral”.

Leszek Kolakowski, Por qué tengo razón en todo (2005)

Citas extraídas del capítulo ‘Nationalist claims to history’, en Nationalism, Craig Calhoun (1997)