Lord Robertson retrata a España

by I.G.

George Robertson fue secretario general de la OTAN. Es escocés y laborista, con una larga carrera como diputado y ministro en Reino Unido.

Hace unos días pronunció un discurso en el Brookings Institute sobre las consecuencias geopolíticas de la independencia escocesa. Sería un cataclismo para Occidente, dijo.

Y mencionó a España en su discurso:

“Las consecuencias geoestratégicas no se detienen en lo que puede ocurrir al Reino Unido el 19 de septiembre. La onda expansiva irá más allá de nuestras costas. El Reino Unido no es el único país que tiene movimientos separatistas. En España, tanto Cataluña como el País Vasco  han declarado que quieren la independencia. En Cataluña, un millón y medio de personas se ha manifestado en las calles, y recuerden que el Partido Nacional Escocés nunca tuvo más de 10.000 personas en una manifestación. Pero Cataluña dice que tendrá su referéndum sobre la independencia incluso si va contra la Constitución de su país. Los extremistas vascos sólo recientemente se han alejado de los terroristas, pero están observando a Cataluña y a Escocia con un interés que no ocultan.”

Tras la charla, el moderador, Thomas Wright, planteó varias cuestiones a Lord Robertson. Una de ellas sobre la independencia escocesa y la Unión Europa. La respuesta incluyó este pasaje:

“Cualquier negociación será difícil e implicará que 28 países tienen que decir sí o no. O que quieren un poco de esto y un poco de aquello. En el peor de los casos, España podría decir que no, porque abre el camino a la escisión de sus regiones. Pero no tienen por qué hacer eso.  España tiene un maravilloso historial en todas las negociaciones de ampliación, planteando en el último minuto alguna demanda que se suele aceptar. O sea, qué pasa si tu negociación sobre la pesca común termina en que tus aguas territoriales son de una milla en vez de 26.”