Salmond en el archivo

by I.G.

En setiembre de 2010, días antes de su viaje a Bilbao, donde se reunió con el entonces presidente del gobierno vasco, Patxi López, entrevisté a Alex Salmond.

Presidía un ejecutivo autonómico en coalición y minoritario en el parlamento. No pudo convocar el referéndum hasta ganar las nuevas elecciones.

Una cuantas frases que extraigo de la transcripción de la cinta:

– Sólo hay tres posiciones en las batallas políticas: es el momento de cambiar, la queja de la población contra los políticos y quién es mejor para dirigir el país. Creo que ganamos en las tres.

– Yo veo ahora el clima económico, con el recorte del gasto público, como una enorme oportunidad para argumentar la independencia como única alternativa a una década de desesperación.

– Si analizas los costes, el gasto, el ahorro, el parlamento escocés es el chico de los recados de Londres. Y, si analizas los ingresos, el caso vasco es muy pertinente por el control y gestión de los ingresos y el envío posterior a España. El País Vasco ha crecido más rápidamente que otros lugares de España. La competencia fiscal es defendida aquí por un sector mucho más amplio que el SNP; incluye al expresidente de los sindicatos, al mayor hombre de negocios,…

– El asunto dominante en la política va a ser el de los recortes en el gasto público, aquí, en España y en otros lugares. Ganará quien ofrezca una respuesta. No hay una sola respuesta a un problema tan enorme pero hemos trabajado con economistas y creemos, con una estimación de 40.000 millones de recorte en los próximos 12 años, que con autonomía fiscal podríamos aumentar el crecimiento de Escocia en un 1% y eso significa que obtendríamos la mitad del recorte planeado con más ingresos fiscales. El País Vasco es un modelo en su uso del impuesto sobre sociedades, como Noruega lo es en el aprovechamiento de recursos naturales.

– Mi visión de la crisis internacional es que hay que encontrar una manera estable de reciclar los fondos de países con superávit y eso significa inversión directa de Asia en Europa y Estados Unidos. No en valores inmobiliarios ni en complejos hoteleros en Dubai. Hay un límite para todo eso y no se deben inflacionar los activos ya existentes. Creo que tendremos éxito atrayendo inversiones que generen crecimiento, en especial a la ‘super-red’ que uniría el mar del Norte con el centro de Europa para unirse con las redes europeas. Daría seguridad energética a Europa y suministraría energía verde. Es un premio enorme. Hablamos de manera realista de la generación, en un plazo de veinte años, de suficiente electricidad para toda Alemania.

– La primera vez que estuve en Bilbao fue muy breve, en 1982. Iba de Francia a Santander para coger un ferry. Recuerdo que compré un par de zapatos. Los tuve hasta hace cinco años. Tenían una gran relación calidad-precio.